jueves, 6 de mayo de 2010

Música y danza

Huapango

Es la musica tradicional de la Huasteca, significando en voz náhuatl huapango: "sobre el tablado", y hace referencia al baile que se ejecuta sobre una tarima de madera
Se cree que el huapango surgió en las costas de Veracruz con la llegada de la población ibérica, dando lugar a una fusión de las formas musicales europeas con lo indígena y lo africano, resultando de esta mezcla una expresión musical propia y de carácter regional, que poco a poco iría arraigandose entre los habitantes del pueblo veracruzano.

En forma tradicional, se le llama huapango a la fiesta donde participan jóvenes, adultos y niños, así como al son que se interpreta con violín, jarana y guitarra (huapangera), acompañando al canto y a la poesía de los trovadores, que al compás de de los instrumentos, entonan coplas de muy diverso contenido.

Los músicos ejecutantes del huapango pueden ser dos o tres, combinandose violín y jarana, o violín y huapangera, pero el conjunto completo se integra tradicionalmente con los tres. Los dos tipos de guitarra son usadas generalmente para producír armonías que acompañan la melodìa del violín, mediante el rasgueo y los llamados "azotes", balanceándose acústicamente los agudos y graves en el acompañamiento.

Otro de los rasgos que distinguen al huapango es el falsete: un estribillo corto y agudo que se logra elevando la voz por sobre el tono que se lleva, ya sea para ligar un verso con el siguiente o para adornar la ejecución del canto.

Por su estructura abierta, el huapango se presta para la improvisación tanto en la voz como en los instrumentos, asimismo, la libertad que permite para su interpretación, hace posible el acoplamiento en el ritmo de cualquier otro elemento sonoro; si es bailado, la música se enriquecerá con el rítmico zapateado de los bailadores, si solamente es tocado, podrá ser común que se golpee con las manos la jarana o la huapanguera, que se haga "vocalización" (chasquido que se produce con la lengua, usando la boca como caja de resonancia), o que las palmas de las manos se peguen aplaudiendo al compás de la música.

El trovador, versador o cantador es alguien que, tocando un instumento o no, se carácteriza por su especial habilidad y gusto en el arte de cantar y de improvisar versos, acompañado de la música y junto con otros participantes; mutuamente se van contestando los versos, cada uno en su turno y con interludios de violín, estableciéndose un diálogo entre los cantadores que podría considerarse como la forma tradicional de ejecutar el huapango.

Además de su variedad de pasos e interpretaciones, cuenta con una armonía musical propia para cada son. Existen cuatro sones que se bailan tradicionalmente desde muchas generaciones atrás. Su secuencia de pasos y estilo coreográfico han quedado marcados desde su resurgimiento en 1910 hasta la actualidad; estos sones son El Caimán, El Caballito, La Presumida y la Huasanga, dos más actuales son el Querreque y El Taconcito. Dentro de estos sones se encuentran todos los bailables existentes en el Huapango Huasteco Veracruzano.

En cuanto al baile, cuando los músicos se encuentran trovando, los bailadores siempre realizan un paso de descanso, al cual se le denomina valseado o alisado. Dominada la agilidad con los pies se puede realizar una serie de cambios o remates sincopados a los que se le denomina adornos. La postura de los bailadores es erguida, el caballero siempre con el sombrero en la mano, que indica el respeto que le merece su bailadora, y sólo lo utiliza para invitarla a bailar. La dama alegremente ataviada recoge sus enaguas elevándolas a una posición que no va más allá de la altura de sus hombros. Situados uno frente al otro esperan la introducción del violín para bailar. Los huapangos huastecos bailables son ejecutados con tres trovas únicamente; por esta razón en algunas huapangueadas los bailadores les señalan a los músicos el número de versos que desean bailar.

En el ritmo del huapango existen variedad de estilos en cuanto a su ejecución en las diferentes zonas. Lo cantan dos personas: la primera, que es la que inicia y va a realizar la trova completa, repitiendo la primera parte como si fuera una cuarteta; y la segunda que es la que le contesta o bien repite esa parte de la trova que es la misma en igual forma. Al terminar el contestados continúa el trovador para finalizar el verso. Los huapangos que se interpretan musicalmente para trovar, están compuestos de cuatro o más coplas, dependiendo del número de cantadores que están presentes en la ocasión, o bien para narrar alguna anécdota, o versos a la Huasteca, o algún personaje político o social. Los huapangos tradicionales en los que se ejecuta el baile son siempre tres versos, pudiendo a veces aparecer de dos, dependiendo de la energía de los bailadores.

Entre los instrumentos españoles asimilados por nuestra cultura y específicamente en la zona huasteca, están el rabel (especie de violín con tres encortaduras) y la antigua guitarra española, que se transformó en la jarana huasteca. Para interpretar la música Huasteca, en la actualidad se usan tres instrumentos principalmente: el violín, la jarana huasteca y la guitarra quinta doble o huapanguera.
En los siguientes links podrás apreciar, en el pimero, el huapango bailado al estilo veracruzano y, en el segundo, una canción huapanguera muy famosa, "El Querreque".


http://www.youtube.com/watch?v=ouOd68SNliU


http://www.youtube.com/watch?v=9oKcLB-jdzs

2 comentarios:

  1. Pero a mí me gustaría saber el vestuario típico :(

    ResponderEliminar
  2. su información es buena y te puede servir pero falta que este mas completa y menos generalizada

    ResponderEliminar